Gobernantes delincuentes

La reciente extradición a los USA de Mario Villanueva Madrid, ex gobernador del estado de Quintana Roo, por los presuntos delitos de narcotráfico y lavado de dinero, en el que se involucra a la afamada firma Lehman Brothers (http://www.univision.com/content/content.jhtml?chid=3&schid=12199&secid=0&cid=2393907); sólo es una muestra del estado de descomposición política que vivimos actualmente en México.

Este 4 de julio próximo habrá elecciones para elegir a 12 gobernadores de entidades federativas, de las 31 que componen la república mexicana junto con el distrito Federal. Lamentablemente los mexicanos en estas elecciones, como en ninguna otra, deberemos optar por el menos peligroso, en lugar de elegir al mejor ciudadano para el cargo de elección popular.

Por señalar algunos casos, de los candidatos al gobierno de Veracruz, uno de ellos tiene denuncia por pederastia ante la comisión interamericana de derechos humanos (CIDH),  realizada por la periodista Lidya Cacho (http://www.univision.com/uv/video/Miguel-Yunes-Linares—Lydia-Cacho/id/2472402393) ; otro de ellos es un ex convicto por peculado cuando fungió como gobernador sustituto en esta misma entidad (http://www.accessmylibrary.com/coms2/summary_0286-174749_ITM) ; para complementar esta distinguida tercia tenemos el caso del precandidato del partido en el poder (PAN) al gobierno del estado de Aguascalientes, quien se encuentra sujeto a investigación por corrupción (http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=505455).

Ante este escenario, los ciudadanos mexicanos, que no hemos sabido darnos los procedimientos jurídico-políticos necesarios para gozar de una verdadera democracia representativa y, ¿por qué no? De una democracia participativa con figuras como la reelección de diputados; revocación de mandato, consulta e iniciativa popular y referéndum, nos encontramos técnicamente con las manos atadas antes las arbitrariedades cometidas por las cúpulas partidistas y avaladas por un corrupto Instituto Federal Electoral cuyos exhorbitantes salarios son aprobados por los diputados y se encuentran a la par de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que, como dato curioso, ganan más que sus homólogos en los Estados Unidos de Norteamérica.

Soy un convencido de que los mexicanos, en 1910, al igual que los españoles en 1936, ya pagamos nuestra cuota de sangre por un país mejor; lamentablemente nuestra clase política al parecer no lo ve así y están sitiando al pueblo mexicano con violencia, pobreza, abuso de poder, corrupción e impuestos arbitrarios, …si no saben leer la historia espero que aprendan!…., Por el bien de todos los mexicanos.

Saludos.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s