Diplomacia y Seguridad

Si algo ha dejado en claro la visita de la secretaria Clinton a nuestro país es que para los Estados Unidos la diplomacia y la seguridad no se sientan en la misma mesa.

Esto se desprende de la gran contraste que hay entre las declaraciones de la Sra. Clinton, secretaria de estado norteamericana, y lo manifestado ayer por Janet Napolitano, secretaria de seguridad nacional del país más poderoso del mundo, a pregunta expresa del senador y excandidato presidencial John McCain; durante una audiencia ante del Comité de Seguridad Nacional del Senado, sobre si compartía su convicción de que el gobierno de Felipe Calderón, actualmente bajo el asalto de los cárteles de la droga, enfrenta una amenaza existencial, la secretaria Napolitano fue contundente al responder enfáticamente, SI.

Por si esto fuera poco se dio a conocer que el gobierno norteamericano prepara un plan de contingencia para enfrentar una posible migración masiva calculada en cientos de miles de ciudadanos mexicanos, esto claro esta, considerando el peor de los escenarios, en que la guerra al narcotráfico se salga de control y una porción significativa de la población mexicana se desborde por la frontera Norte en busca de tierras mas seguras.

Más aún, trascendió que el congreso del vecino país del norte aprobó una partida etiquetada “para rescate de territorios perdidos”, consistente en apoyos logísticos, tecnológicos, armas, etc. Y que se contempla como ayuda de emergencia para gobiernos extranjeros que tienen problemas de control sobre porciones de su territorio.

Como podemos constatar el discurso suave y terso de la secretaria Clinton que de tanto orgullo llenó a varios comunicadores de los medios, y por supuesto al gobierno federal, no es mas que el muletazo con la izquierda de la sabia y poderosa secretaria de estado Clinton para apaciguar el desgarre de vestiduras que se trae el gobierno federal; pero la realidad es que los Estados Unidos de Norteamérica se están preparando para enfrentar, léase contener, una oleada masiva de migrantes mexicanos hacia sus tierras.

Este asunto, considerado desde hace años como de seguridad nacional para el gobierno vecino, nos muestra sin lugar a dudas la verdadera percepción que tienen las autoridades norteamericanas de nuestra guerra al narcotráfico.

De que manera puedan contener tal flujo de migrantes y controlar una frontera azolada por la violencia será decisión del Estado mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas Norteamericanas. La experiencia histórica nos ha enseñado cuales son sus métodos preferidos para “salvar” Estados Fallidos.

Lo más atemorizante del asunto es que las tres notas se dieron a conocer ayer en la tarde; para la noche, la única nota que se comentaba era la del discurso de la secretaria Clinton reconociendo la corresponsabilidad de su país en el problema del narcotráfico en México.

¿Acaso las otras dos notas no tienen una importancia igual o mayor que la citada anteriormente?

No quiero pensar que se está empezando a ocultar información al grueso de la población que no tiene servicios de internet o de televisión de paga y se ve limitado a “creer” en las noticias que se emiten por la televisión abierta.

¿En qué clase de país nos estarían convirtiendo?